El tratamiento con cámara hiperbárica, beneficioso para pacientes con fibromialgia

MADRID, 05 (SERVIMEDIA)

El tratamiento con cámara hiperbárica reduce la frecuencia y la intensidad del dolor a pacientes con fibromialgia gracias al oxígeno hiperbárico que incide sobre la hipoxia, falta de oxígeno en la sangre que provoca el dolor generalizado, según un estudio realizado por BioBarica.

“El oxígeno hiperbárico, en su función antioxidante y reductora del estrés oxidativo, contribuye a frenar los efectos deletéreos, o dañinos del óxido nítrico y sus derivados, como la disminución de la energía celular. Esto tiene como consecuencia la reducción de los síntomas, sobre todo del dolor crónico”, explicó la directora médica de BioBarica, María Delfina Romero.

La medicina hiperbárica, por otra parte, también actúa sobre el componente emocional, según la doctora Romero. “El estado anímico de las personas con fibromialgia, que a veces muestran cuadros de ansiedad y depresión, mejora a lo largo de las sesiones diarias de oxígeno hiperbárico, debido al efecto regulador de los neurotransmisores (serotonina y dopamina) del sistema nervioso central. Lo cual se traduce en un incremento de la calidad de vida del paciente”.

La medicina hiperbárica, también llamada oxigenación hiperbárica, es una terapia no invasiva y sin efectos secundarios basada en incrementar varias veces el nivel de oxígeno en la sangre (hiperoxia).

(SERVIMEDIA)

Los enfermos de fibromialgia y TOC están entre los más incomprendidos de la sociedad

La fibromialgia, el Trastorno Obsesivo Compulsivo o TOC, la agorafobia, o la espondilitis anquilosante, son procesos que tienen algo en común: producen una gran cantidad de sufrimiento en las personas, y por otro lado, estos pacientes frecuentemente se sienten incomprendidos por los demás. Son dolencias sobre las que existe un gran desconocimiento por parte de la población en general. Tienen como característica fundamental que sus manifestaciones muchas veces resultan invisibles a ojos de los demás, aunque producen un gran sufrimiento, ya sea físico o emocional.

Cuando alguien se fractura un hueso, debe llevar una escayola, si es en la pierna, necesitará muletas para andar. Cualquier persona entiende las consecuencias de una fractura, y la limitación física que esta implica. Por el contrario, estos otros, no se pueden “ver” por los demás, producen en el paciente un sufrimiento silencioso, que muchas veces pasa inadvertido incluso por su entorno más cercano. Y en realidad existen muchas más enfermedades que comparten todo lo comentado hasta ahora, por lo que el sufrimiento que producen en la persona es muy elevado, en primer lugar por los síntomas propiamente dichos, y en segundo lugar por la incomprensión social que sienten estos enfermos. La dureza de sus síntomas, pueden hacer que una persona piense en ellos desde que se levanta hasta que se acuesta porque constituye el problema más grave que hay en sus vidas.

 

Otra característica, especialmente en el caso de la fibromialgia y el Trastorno Obsesivo Compulsivo, es que las personas suelen recorrer una gran cantidad de médicos y psicólogos respectivamente, intentando encontrar mejoría.

 

La fibromialgia es una enfermedad con un índice de curación muy bajo, que no puede diagnosticarse con una prueba médica concreta, sino que suele diagnosticarse en parte por descarte de otras enfermedades que puedan explicar los síntomas, lo que hace que los pacientes muchas veces tengan que acudir a un gran número de médicos antes de ser diagnosticados, aumentando así la incertidumbre y preocupación del paciente. Aunque en el caso del TOC sí existen probabilidades relativamente altas de poder superarlo, muchas veces sólo se consigue tras un elevado número de sesiones de psicoterapia con un psicólogo, o incluso a veces se hace necesario someterse a otro tipo de terapias más complejas como el psicoanálisis.

 

Lamentablemente, no es difícil encontrar personas que crean que la fibromialgia no existe, que el paciente se inventa o exagera los síntomas, o aún peor, que es una simple excusa que pone para evitar asumir sus obligaciones laborales, familiares, etc. Este tipo de creencias no ayuda para nada al paciente, sino que contribuyen a aumentar el sufrimiento emocional que padecen estas personas.

 

Lo mismo ocurre en el caso del Trastorno Obsesivo Compulsivo, muchas personas no tienen la más mínima idea de en qué consiste este trastorno de ansiedad, incluso piensan que es una enfermedad mental psiquiátrica, o que es sinónimo de locura. Lo peor en este trastorno es el hecho de que la persona no sabe que le pasa, que frecuentemente evita pedir ayuda a familiares o psicólogos, algunas veces por vergüenza, otras porque creen que nadie podrá ayudarles, o porque simplemente creen que los familiares o psicólogos no lo van ni siquiera a comprender. Estas personas tienen constantemente pensamientos obsesivos o intrusivos, que los viven como unos pensamientos negativos que acceden constantemente a su conciencia, produciéndoles angustia, ansiedad, y en muchos casos otras emociones negativas como culpa, depresión, baja autoestima, etc. En muchos casos, los pacientes desarrollan también actos compulsivos, que son rituales físicos o mentales, tareas repetitivas, que la persona realiza para así reducir sus niveles de ansiedad, lo que puede llevar a la persona a ser una esclava de sus propios pensamientos intrusivos y actos compulsivos, hasta el punto de impedirle llevar una vida normal y poder trabajar.

 

La agorafobia es similar al TOC, con la diferencia de que estas personas, no tienen actos compulsivos, normalmente tampoco tienen actos obsesivos, sino que los episodios de ansiedad y de ataques de pánico, aparecen únicamente cuando la persona se encuentra frente a un determinado estímulo en concreto. Es habitual que estos ataques de ansiedad se desencadenen cuando el paciente se encuentra en sitios abiertos que no le son familiares, especialmente si hay aglomeración de personas. En muchos casos, pueden aparecer también cuando la persona sube en un transporte público, cuando va sola por la calle, o incluso si se encuentra sola en casa.

 

Este trastorno es probablemente uno de los más incomprendidos que existen, pues la mayoría de personas no entiende que estos estados de angustia puedan aparecer sin motivo aparente, o tampoco entienden que tengan esa capacidad para limitar la vida de una persona. A diferencia de la fibromialgia y la espondilitis anquilosante, que producen dolor físico, la agorafobia y el Trastorno Obsesivo Compulsivo no producen dolor físico sino ansiedad y otras emociones negativas, aunque no por ello el sufrimiento de estas personas es menor.

 

En el caso de la espondilitis anquilosante, los síntomas principales son el dolor físico, y en muchos casos, incluso dificultades para moverse. Es un tipo de artritis especialmente intenso, que afecta sobre todo a la parte baja de la columna vertebral, por lo que puede afectar a la biomecánica de la misma, haciendo que el paciente tenga dificultades incluso para poder andar.

 

Estos cuatro procesos son sólo una muestra pero representan a muchos más. Existen decenas de enfermedades que frecuentemente pasan inadvertidas para gran parte de la sociedad, en la mayoría de casos por desconocimiento, en algunos otros, por la falta de empatizar con los demás que caracteriza a muchas personas. Sin embargo, el perjudicado por esta situación siempre es el paciente, que es quien sufre. Cuando el sufrimiento es invisible su impacto en la vida de la persona es incluso mayor. Todo esto debería hacernos reflexionar acerca de nuestra responsabilidad como ciudadanos y motivarnos a ser más comprensivos con los que sufren.

 

Médicos y psicólogos, así como otros profesionales sanitarios, hacen una excelente labor que permite ayudar en la medida de lo posible a que las personas que tienen la mala suerte de estar viviendo enfermedades como la fibromialgia, el Trastorno Obsesivo Compulsivo, la agorafobia, ataques de pánico, problemas de depresión, adicciones, etc. tengan menos sufrimiento. Pero todos los ciudadanos tenemos la labor de ayudar cada uno en la medida en que nos sea posible, a que estos enfermos no se sientan incomprendidos, excluidos, o abatidos por su situación.

Identifican patrones cerebrales asociados al dolor de la fibromialgia

Del estudio participaron 15 mujeres sanas y otras 15 con fibromialgia, de entre 33 y 67 años.

Un estudio identificó alteraciones en el funcionamiento del cerebro de los pacientes con fibromialgia, debidas al dolor crónico y las emociones negativas que sufren, lo que puede ayudar a mejorar su diagnóstico y tratamiento.

El estudio, publicado en PLOS ONE, fue realizado por la Universidad Politécnica de Valencia, con la colaboración de las universidades de Granada, Islas Baleares y Valencia; del Hospital Universitario La Fe, y de la Asociación Valenciana de Afectados de Fibromialgia.

EPOC: conocé los síntomas, diagnóstico y pronóstico

Del estudio participaron 15 mujeres sanas y otras 15 con fibromialgia, de entre 33 y 67 años. Las treinta mujeres permanecieron en reposo durante cinco minutos mientras los investigadores utilizaban una técnica no invasiva, y basada en ultrasonidos, para monitorizar la velocidad de flujo sanguíneo en sus arterias cerebrales.

Los autores del trabajo comprobaron que las pacientes con fibromialgia presentaban una complejidad mayor en la señal de velocidad del flujo sanguíneo, entre otras diferencias.

Cómo batallar contra el estrés oxidativo

Esto les permitió identificar alteraciones que se producían en el funcionamiento del cerebro a consecuencia del dolor crónico y de las emociones negativas que experimentan por esta enfermedad.

Los hallazgos también establecieron una correlación entre estos parámetros y los niveles de dolor, depresión y ansiedad de las pacientes.

Las conclusiones del estudio ayudan a comprender el funcionamiento cerebral de los pacientes con fibromialgia, y su posible asociación con los síntomas psicológicos y emocionales que suelen presentar estas personas, y que contribuirán a mejorar las técnicas diagnósticas y a desarrollar tratamientos más efectivos contra el dolor crónico que padecen.

El 12 de maig és el dia Mundial de les SSC

Entre totes les entitats que composem la Taula SSC i l’Ajuntament, hem sabut explicar i fer visible el que vivim les persones afectades per alguna d’aquestes malalties. Continuarem treballant juntes per poder anar avançant. Et demanem què comparteixis aquest document entre les teves amistats i familiars perquè arribi molt i molt lluny.

http://ajuntament.barcelona.cat/dretssocials/sites/default/files/arxius-documents/sindromes_sensibilitzacio_central_triptic.pdf

Un juez concede la incapacidad total a una enfermera con fibromialgia y depresión

Condenan al INSS a abonar una paga mensual de más de 1.652 euros a la demandante

El Juzgado de lo Social número 8 de Barcelona ha condenado al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) a concederle la incapacidad permanente total para ejercer su profesión a una auxiliar de enfermería por la depresión que sufre. La sentencia establece que la demandante deberá cobrar unos 1.652 euros mensuales «con los incrementos, mejores y revalorizaciones que procedan».

La trabajadora, de 56 años, interpuso demanda en los juzgados después de que entre diciembre de 2015 y marzo de 2016 el INSS denegase varias veces su petición de recibir una prestación por la incapacidad permanente. La sentencia indica que en la propia resolución de la Seguridad Social apuntaba a un dictamen del Institut Català d’Avaluacions Mèdiques (ICAM) -actual Subdirecció General d’Avaluacions Mèdiques- en el que se indicaba que la demandante, representada por el gabinete jurídico Tribunal Médico, sufría fibromialgia y síndrome de fatiga crónica junto con una afectación en los discos vertebrales lumbares que le condicionan su movilidad. Además, fue diagnosticada de un episodio depresivo grave, con ansiedad y migrañas. Y tiene reconocida una discapacidad del 38% por la Generalitat producido por un trastorno distímico y fuertes dolores entre las vértebras.

En su sentencia, el magistrado recuerda que el «dolor muscular general constituye el síntoma más destacado de la fibromialgia. Por lo general se expande por todo el cuerpo, aunque puede comenzar en una región del mismo, como el cuello o los hombros y extenderse a otras áreas al cabo de cierto tiempo». También remarca que los pacientes siempre se quejan de dolor, que puede variar «según la hora del día, el nivel de actividad física, el clima, los patrones de sueño y la fatiga nerviosa». Además indica que la enfermedad está acompañada de «alteraciones del sistema nervioso. Las personas pueden sentirse ansiosas o tristes y decaídas aún cuando la depresión solamente incide en el 25% de los casos».

El juez considera que las enfermedades de la demandante impiden que haga tareas que requieran un esfuerzo, por lo que no podrá seguir con su empleo en la enfermería de un hospital de Barcelona ya que requiere de trabajos «físicos considerables y mantenidos». Sin embargo, la sentencia destaca que la mujer puede hacer «todas aquellas profesiones de carácter sedentario, liviano o de leves compromisos físicos». Por eso le reconoce la incapacidad total para ser auxiliar de enfermería y establece una pensión mensual de unos 1.652 euros.

“El acceso a la información ambiental es fundamental”

Anna Font insta a los ayuntamientos a compartir con la mayor antelación posible y mediante canales inclusivos la previsión de tratamientos fitosanitarios

El uso de tratamientos químicos para mantener los espacios públicos se debe informar con ocho días de antelación. El objetivo es reducir los riesgos de exposición a la ciudadanía y especialmente de los grupos vulnerables. Anna Font, psicóloga y especialista en Sensibilidad Química Múltiple y pesticidas, explica porqué esta información es tan importante.

–¿Cómo hay que comunicar esta información?
–Según el Llibre Blanc sobre Control de Plagues en Espais Verds, que amplia la infomación del Real Decreto de productos fitosanitarios del 2012, mediante carteles situados en lugares bien visibles y sobre un soporte estable, avisos a comunidades de vecinos, asociaciones u organismos, por medios electrónicos…

–¿Y según su experiencia, se hace así?
–No siempre. En algunas poblaciones ni siquiera se colocan carteles. Otras informan mediante la prensa o radio local, o bien a través de noticias en la web municipal, aunque a veces lo hacen mientras están teniendo lugar los tratamientos, o tras la finalización de los mismos, lo que no permite tomar suficientes medidas de precaución. Algunos ayuntamientos disponen de un listado interno de personas vulnerables y sensibles a avisar antes de las aplicaciones. Y hay varias administraciones pioneras que han habilitado una sección específica en la web o blog municipal con los avisos fitosanitarios.

–¿Qué datos ofrecen y qué utilidad tienen?
–Las fechas previstas de tratamiento, lugar, tipo de producto (insecticida, fungicida, herbicida), nombre, recomendaciones. En la web del Ayuntamiento de Barcelona las previsiones aparecen agrupadas por distritos y se indica la fecha de actualización de los datos.

–El Ayuntamiento de Barcelona informa en su web desde el 2014.
–Sí, y junto con Sabadell, es un gran referente para otras administraciones. De momento, en Catalunya ya hay 14 ayuntamientos, repartidos en 6 comarcas, con un apartado específico de información fitosanitaria en la página web municipal. En Barcelona ciudad, además del ayuntamiento, ahora también informa la Diputación -que gestiona 5 recintos en la ciudad, aunque sólo 3 con vegetación-, el Palau Robert -el primer jardín de la Generalitat en informar- y el Área Metropolitana -que gestiona 47 parques en 29 poblaciones. Esto es algo insólito. No ocurre en otras ciudades.

–¿Qué supone disponer de toda esta información?
–Esta información es de mucha utilidad para las personas con enfermedades que se agravan al exponerse a contaminantes ambientales y a productos químicos, como el asma, la sensibilidad química múltiple, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica o electrohipersensibilidad, y para cualquier persona que quiera cuidar su salud.

–Para estas enfermedades relacionadas con sustancias nocivas presentes en el ambiente, ¿qué ventajas supone la reciente erradicación del glifosato en muchas poblaciones como Barcelona?
–Además de las mejoras para el medio ambiente, supone una reducción drástrica de la exposición a esta sustancia, pero no sólo para este colectivo, sino para toda la población, y también para los perros, ya que dejan de tratarse aceras, parques, jardines y alcorques, entre otros.

–Aunque el glifosato ya no se utiliza en Barcelona, sigue estando autorizado.
–Así es, pero autorizado no es sinónimo de inocuo.

–Supongo que la publicación en páginas web municipales es perfecto porque permite informarse sin necesidad de estar ‘in situ’.
–Exactamente. Estas páginas permiten conocer con antelación desde cualquier lugar qué, donde, cuándo y con qué se va a tratar, y poder tomar medidas de precaución, minimizar exposiciones y mantener un mejor estado de salud ciudadana.

–¿Se puede pedir más?
–Sí, claro. Tras las reivindicaciones de entidades ecologistas y de enfermos ambientales, cada vez más pueblos y ciudades se declaran libres de glifosato, pero todavía quedan muchos que lo utilizan en todo el ámbito municipal. Sería ideal gozar de un estado máximo de protección de la salud para toda la población en materia de pesticidas urbanos, utilizar técnicas de jardinería más adecuadas al entorno, optar por estrategias insecticidas y fungicidas inocuas, y disponer de canales de información inclusivos para personas con discapacidad intelectual o visual, electrohipersensiblilidad, edad avanzada, desconocimiento de la lengua u otras limitaciones.

–¿Cómo pueden ampliar la información los lectores interesados en esta materia?
–El acceso a la información medioambiental es fundamental, un derecho de la ciudadanía, y cualquiera puede ejercerlo solicitando los datos deseados a su ayuntamiento o a cualquier administración.

Páginas de información de la ciudad realizadas con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona.